La alianza entre Netflix y Grupo Secuoya promete grandes alegrías para el segundo, aunque sea indirectamente. El mismo año en el que se alcanzó un acuerdo con la multinacional estadounidense para alquilarle la Ciudad de la Tele (hoy rebautizada como Casa Netflix) ubicada en Tres Cantos, Madrid, la compañía presidida por Raúl Berdónes incrementó notablemente su facturación.

Según consta en las cuentas anuales comunicadas por el grupo audiovisual, su volumen de negocio creció un 22,3% en 2018, pasando de los 51,9 millones a los 67 millones de euros. Lo hizo en un contexto marcado por el parón en la inversión publicitaria del sector. Circunstancia que, si bien lastró los ingresos de las principales televisiones de nuestro país, no tuvo un impacto demasiado destacado en Secuoya

Entre otros motivos, porque la mejora en la cifra de facturación se concentró prácticamente en internacional, área que se cuadriplicó. Pasó de 3,5 millones a los 12,5 millones de euros, lo que representa un incremento de más de 9 millones.

Secuoya reconoce en su memoria económica que la mayor actividad en Latinoamérica dio alas al negocio internacional. Actualmente mantiene acuerdos de producción técnica y de contenidos en Colombia, Chile, Perú, México y Miami.

El resto de áreas también mejoró su aportación en un mix de facturación donde servicios sigue gozando de un peso destacado. Y es que este segmento, core histórico del negocio del grupo, generó un total de 42 millones de euros el año pasado, casi tres más que en 2017. Por su parte, la producción de formatos aportó 10,2 millones de euros, un 20% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. En cambio, marketing cayó ligeramemente, hasta lo 3,7 millones de euros.

Por otra parte, los gastos de explotación aumentaron en mayor medida que los ingresos. Un 27% concretamente, lo que le llevó a alcanzar unos costes operativos de 55,7 millones de euros, a los que cabe sumar otros 4,2 millones extraordinarios. En total, gastó cerca de 60 millones de euros.

Así, aunque el ebitda del 2018 mejoró respecto al año anterior, el ejercicio se cerró con un resultado final de un millón de euros, lo que supone una reducción de más del 50% respecto a los 2,6 millones del 2017.

Acuerdo de financiación de 65 millones de euros

En un año tan productivo como fue el 2018 para Secuoya también hubo tiempo para atender cuestiones más financieras. El grupo firmó el 19 de abril del año pasado un contrato de financiación por importe de hasta 65 millones de euros, con un vencimiento de siete años.

Al cierre del año pasado, la compañía había dispuesto de 28,6 millones de euros. De esta forma, el pasivo total era de 39,8 millones de euros a 31 de diciembre, frente a los 14,7 millones que debía en 2017.

Publicado por Dircomfidencial