MásMóvil ha cerrado el primer semestre con unos ingresos y un ebitda récords y con la incorporación de 645.000 nuevos clientes entre banda ancha fija y postpago. En este periodo, la operadora ha tenido unas pérdidas de 34 millones de euros frente al beneficio neto de 38,3 millones registrado entre enero y junio de 2018. ¿La razón? el impacto en la contabilidad del grupo de la compra del bono convertible de Providence que, según detalla la compañía en las cuentas presentadas esta mañana a la CNMV, no es recurrente ni implica salida de caja. Por ello, la operadora advierte que su beneficio neto ajustado hasta junio ha sido de 54 millones de euros.

Esa pérdida contable no parece reflejar, en cualquier caso, la salud financiera de la teleco, que ha obtenido una ebitda récord en el primer semestre de 216 millones de euros, un 40% más frente al mismo periodo del año pasado. El margen de ebitda mejoró igualmente hasta alcanzar el 27%. En el segundo trimestre, el ebitda fue de 112 millones, un 40% más, fijando también un nuevo récord trimestral. El margen de ebitda del trimestre alcanzó el 27% frente al 24% del mismo periodo del año pasado.

Los ingresos hasta junio de la operadora también subieron un 17% hasta 792 millones de euros, y los del segundo trimestre sumaron 409 millones, un 21% más. Los ingresos por servicios han sido los mejores de la historia de la compañía y subieron un 24% en el semestre hasta alcanzar los 688 millones, por encima del objetivo del 22% anunciado para este año. Durante el segundo trimestre, los ingresos por servicio fueron de 352 millones, un 22% más.

Basándose en los “buenos resultados” del semestre, MásMóvil confirma sus objetivos para 2019. Según lo avanzado, prevé unos ingresos por servicios de 1.445 millones, un ebitda ajustado de 450 millones y un capex neto total de 360 millones. La teleco ha asegurado que proporcionará una actualización de sus resultados con anterioridad o en el momento de la publicación de resultados del tercer trimestre.

Seguimos liderando el crecimiento del mercado español de las telecomunicaciones marcando nuevos récords en nuestros principales parámetros económicos y financieros. Nuestra ambición es seguir creando un operador dinámico, con sus propias infraestructuras fijas y móviles y con los clientes más satisfechos del mercado”, ha destacado Meinrad Spenger, Consejero Delegado de MásMóvil.

La compañía, que opera bajo las marcas de Yoigo, PepePhone, LlamaYa y la propia MásMóvil, ha resaltado el aumento “relevante” de su huella de fibra óptica, así como sus resultados comerciales. Sobre los primeros, ha cerrado el semestre con 19,8 millones de hogares comercializables con su oferta de fibra, un 53,8% más que en el mismo periodo del año anterior. De ellos, 7,6 millones con fibra propia, lo cual supone un 69% más.

En este sentido, la teleco recuerda que entre enero y junio ha invertido 234 millones de euros, de los que 105 millones se destinaron a fibra óptica.

En cuanto a la parte comercial, el grupo continúa creciendo en todos los segmentos del mercado. Así, cerró el primer semestre con 645.000 altas netas entre banda ancha fija y postpago móvil. Durante el segundo trimestre, alcanzó 313.000 altas, una cifra muy similar a la lograda en el mismo trimestre del año pasado. “Estos datos demuestran que la estrategia multimarca del grupo continúa ofreciendo resultados muy positivos”, aseguran desde MásMóvil.

De esos clientes, 199.000 son de postpago móvil y 114.000 de banda ancha fija. Esta cifra mejora las 110.000 altas de banda ancha fija del mismo trimestre del año pasado, siendo el séptimo trimestre consecutivo con un nivel de captación de banda ancha fija por encima de las 100.000 altas y el octavo con un nivel de captación en postpago por encima de las 190.000 altas.

A cierre del primer semestre, MásMóvil contaba con casi 8,3 millones de clientes, un 28% más que el año pasado, de los cuales, más de 7 millones son de móvil (5,2 millones pertenecen al segmento de postpago, un 19% más que el año pasado) y más de 1,2 millones de banda ancha fija, un 65% más que el año anterior. El 78% del total de clientes de banda ancha son de fibra óptica.

La deuda neta del grupo a finales del semestre después de la recompra del convertible de Providence por un importe de 883 millones de euros, asciende a 1.753 millones de euros y supone cuatro veces el ebitda de la compañía.

Publicado por Cinco Días