La industria audiovisual española prevé aportar a partir del próximo año 800 millones de euros al PIB, más otros 200 si el país se consolida como centro de producción internacional, a lo que debería contribuir la apertura, este jueves, de la nueva sede de Netflix en los Secuoya Studios. Raúl Berdonés preside Secuoya, productora asociada con ese gigante que además administra las instalaciones que ambas compañías comparten en Tres Cantos (Madrid). “Es el mejor momento para España. La inversión institucional vía incentivos queda devuelta con creces: el sector aporta más de lo que recibe”, expone.

Según PwC, el próximo año se producirán 72 series, “más de la mitad con vocación internacional“, agrega Berdonés: “A ver qué hacen empresas como Apple, pero hay que acaparar el fenómeno. En España hemos logrado que las producciones nacionales lideren el consumo, algo que no ocurre en otros países. Además, el contenido viaja a Latinoamérica, lo que antes sólo conseguían telenovelas de Venezuela o México. Y hay un tercer logro: llegamos doblados a países no hispanoablantes, como Francia, Rusia y Australia”. Si sirve de barómetro, entre las 20 series más vistas en Netflix, tres son españolas (La casa de papel, que saltó de Antena 3 a Netflix, Élite, original de la plataforma, y Las chicas del cable, también de Netflix). “En la lista, sólo nos supera un país y es EEUU”, apunta el directivo.

¿Que venga Netflix es positivo en todo caso o no tanto para las cadenas en abierto, que el pasado año empezaron a reducir ingresos?
Un nuevo actor siempre causa fricción, pero no se pueden poner puertas al campo.

¿Qué debe mejorar el sector?
Formación y fiscalidad. Por primera vez, hay más demanda que oferta: tenemos que diversificar perfiles. La otra clave es la fiscalidad. Hay que igualar incentivos con Europa, para empresas y para el talento. Netflix se estableció en Ámsterdam por su trato a compañías, pero también por los escudos fiscales para personas. El que venga se quedará.

La deducción por producir contenido oscila en España -y por lo general en Europa- entre el 20% y el 25%, pero es mayor en País Vasco (30%), Navarra (35%) y Canarias (40%). En este país, se requiere un gasto mínimo de un millón. “Quizás haya que bajar la cuantía”, plantea Berdonés.

El jueves, no faltarán los políticos en la presentación de Netflix. ¿Qué buscan?
El primer hub de producción en Europa ha hecho que todo el mundo despierte. Pero tenemos que pedirle a los políticos, una vez más, luces largas, y en este país sólo se ha mirado en el corto plazo, en las elecciones. Hay que crear talento, atraerlo y exportar la marca España: el Icex no sólo debe vender sol y playa, sino la producción. Hemos dejado pasar muchas oportunidades. No lo hagamos ahora.

Publicado por El Mundo