Inypsa y Carbures se suben al carro de la ‘inteligencia artificial’

Las juntas generales de Inypsa y Carbures que prevén aprobar la absorción de la segunda por la primera el mes que viene, darán también su visto bueno ya desde el minuto cero al nuevo nombre de la sociedad. Algo poco común, pero que lanza un mensaje de hacia dónde pretende orientarse la nueva compañía unificada. Se denominará Airtificial Intelligence Structures. Es decir, las compañías se suben nominalmente al carro de la inteligencia artificial y la robótica para tratar de seducir a unos inversores que hasta ahora han recibido con tibieza la unión.

La nueva denominación es acorde “con un nuevo desarrollo estratégico orientado plenamente a la robótica colaborativa y la ingeniería aplicada para los sectores de obra civil, aeroespacial y automoción”, según fuentes de la empresa. Carbures ha sido, desde su fundación hace una década, una firma que ha mezclado una visión futurista en aplicación de tecnologías de fibra de carbono. Participa de hecho como proveedor con dos contratos en el proyecto Hyperloop de tren de altísima velocidad que promueve Elon Musk (Tesla). Lo que no ha logrado es flujo de caja suficiente, y beneficio, con el que sustentar estas apuestas arriesgadas por nuevos usos de nuevos materiales.

Rafael Contreras, presidente no ejecutivo y cofundador de Carbures y que ocupará el mismo puesto en la nueva empresa al menos durante los seis primeros meses tras su inscripción en el registro mercantil, cobrará bonus pendientes por 3,2 millones. Los ingresará en acciones y la junta de accionistas aprobará esta operación junto al propio proyecto de fusión por absorción.

​Dilución del resto de socios

El directivo gaditano controlará, tras ese pago en títulos que luego se canjearán por los de Inypsa a razón de 2,1 por cada acción de la gaditana, en torno a un 6,5% de la nueva empresa. Porcentaje similar al que posee ahora en Carbures (6,95%). Si abandona Airtificial Intelligence Structures antes de final de 2018, tendría que indemnizar a la compañía, según los términos del acuerdo para el pago de ese bonus pendiente.

Por su parte, los accionistas relevantes de Inypsa actualmente verán diluida su participación como consecuencia de la ampliación. Inypsa está controlada por el expresidente y exvicepresidente de Tecnocom (hoy integrada en Indra), Ladislao Azcona y Leonardo Sánchez-Heredero. Tienen un 5,2% y un 19,8% del capital, respectivamente. La esposa de Sánchez-Heredero, María Paz Pérez Aguado, posee otro 22%.

Publicado por El Confidencial