El país se integra en la plataforma mundial Global Steering Group, gracias a la iniciativa de Foro Impacto.
Poco a poco la inversión de impacto social va cobrando fuerza en España y la prueba es la adhesión del país a la principal plataforma que promueve esta corriente financiera, el Global Seering Group (GSG), unión que se oficializará el próximo 10 de junio en un acto en Madrid. Foro Impacto es la organización que ha aunado y canalizado los esfuerzos de los diferentes actores del mercado español para impulsar la candidatura española y lograr incorporarse a este club de vanguardia.

La inversión de impacto se entiende como la inyección de recursos en empresas y proyectos que proponen soluciones a los principales problemas que afectan al planeta, ya sean de carácter medioambiental o social, sin renunciar a obtener una rentabilidad atractiva. «No se conforma con evitar el impacto negativo, como hacen las inversiones que atienden a criterios ESG (siglas en inglés de medioambiental, social y de buen gobierno), sino que va más allá. Busca un impacto positivo y medible, junto con un retorno financiero», explica José Luis Ruiz de Munain, cofundador y director ejecutivo de Foro Impacto.

Esta asociación nació de la iniciativa de tres entidades: la aceleradora UnLtd Spain, Open Value Foundation y Eurocapital Wealth Management EAFI, que pronto acercaron a su causa a otras organizaciones de los tres perfiles que participan en la cadena, es decir, inversores, intermediarios y potenciales receptores de este tipo de financiación. CaixaBank, Banco Santander, Mutua Madrileña, Axis Participaciones Empresariales (la gestora de capital riesgo del ICO), Robeco, Fundación BBK o Telefónica son algunas de las instituciones que apoyan el proyecto.

La prioridad de Foro Impacto en los últimos meses ha sido conseguir que España tuviera representación en la que es hoy la plataforma más importante para el fomento de este tipo de inversiones, el Global Seering Group (GSG), que en 2015 se convirtió en el heredero del G8 Social Impact Investment Task Force, el grupo de trabajo para potenciar la inversión de impacto lanzado en 2013 a instancias de la Presidencia británica del G8 y, en concreto, del primer ministro David Cameron.

Representación

Hasta la fecha, 21 países han ingresado en esta organización global e independiente a la que ahora se incorpora España. Para entrar en el GSG (que jurídicamente está constituido como una fundación con sede en Londres), es necesario acreditar que existe un mercado mínimo, es decir, una base de operadores en los tres ángulos posibles: oferta de capital, demanda de recursos y catalizadores de la financiación (fondos de venture capital y private equity, entre otros).

Cada país está representado en el GSG a través de un Consejo Asesor Nacional (NAB, por las siglas en ingles), en el que se incluye un número variable de participantes a decisión de cada territorio. En el caso de España, su NAB estará compuesto por 16 instituciones (los tres fundadores de Foro Impacto: UnLtd Spain, Open Value Foundation y Eurocapital Wealth Management; CaixaBank; Fundación BBK, y EY España, entre otros) más cuatro socios estratégicos (la escuela de negocios Esade, el despacho Cuatrecasas, la consultora de comunicación y asuntos públicos Kreab y la entidad especializada en políticas públicas Red2Red).

La entrada en el GSG es importante porque sitúa a España a la altura de países vecinos, como Portugal o Francia, que ya pertenecían a la organización, y contribuye, así, a reducir la ventaja que estos le habían sacado en el desarrollo de un área de inversión que despierta grandes perspectivas de futuro. Según los datos de la organización sin ánimo de lucro Global Impact Investing Network, en 2017 esta corriente captó recursos por importe de 228.100 millones de dólares, el doble que el año anterior. Una cifra que habría ido en aumento desde entonces, en parte por el empuje de varios de los pesos pesados de la industria del capital riesgo, como Blackstone, TPG Capital o Partners Group, que han levantado vehículos milmillonarios con esta concepción.

Publicado por Expansión