Madrid se ha convertido en la tercera capital mundial de los musicales por detrás de Nueva York y Londres. Y la Gran Vía madrileña ya se asemeja al West End londinense o al Broadway neoyorquino. Los tres millones de entradas vendidas al año han situado a los musicales como uno de los grandes atractivos culturales de la capital. Especialmente para los turistas, ya que cerca de un 22% de los espectadores de musicales que llegan a Madrid lo hacen desde fuera de la Comunidad e incluso desde el extranjero.

Este boom de los musicales ha provocado un aluvión de producciones y una dura batalla empresarial que tiene como principales protagonistas a la multinacional Stage Entertainment, que cuenta con el apoyo de Disney, y a la española SOM Produce, que acaba de recibir el respaldo de la sociedad de capital riesgo Gala Capital con la toma de una participación minoritaria por alrededor de 25 millones de euros.

Stage Entertainment es la gran responsable del auge del teatro musical en España gracias a sus espectaculares y multimillonarios montajes como Cabaret, El Fantasma de la Ópera, Cats, La Bella y la Bestia, Mamma Mía, El Guardaespaldas, Chicago o Los Miserables. Creada en 1998 en Amsterdam por John de Mol y Joop van den Ende, Stage Entertainment surgió de la división de entretenimiento de Endemol, la famosa productora de programas de televisión, como Gran Hermano y Operación Triunfo, que fue propiedad de Telefónica desde 2000 hasta 2007.

Su buque insignia es El Rey León, que va camino de convertirse en un fenómeno mundial. Estrenado en octubre de 2011, lleva 8 temporadas en el Teatro Lope de Vega de Madrid y ya ha superado las 3.000 funciones con 4,5 millones de espectadores. Las largas colas que se forman todos los días en la Gran Vía auguran una larga trayectoria a este musical, que supuso una inversión histórica de 10 millones de euros, pero que Stage Entertainment está rentabilizando con creces. La espectacularidad de las máscaras, la vistosidad del vestuario, la grandiosidad de la puesta en escena y la hermosa historia del tierno Simba han convertido a El Rey León en la tercera obra musical de más éxito en el mundo por detrás de El Fantasma de la Ópera y Chicago.

En Madrid, El Rey León  se ha convertido en un espectáculo permanente, lo que ha provocado un problema a Stage Entertainment, que cuenta con más estrenos en cartera, pero que no puede materializar por falta de salas adecuadas. La compañía es propietaria en la capital de los teatros Lope de Vega y Coliseum, pero ambos están ya ocupados por musicales que permanecerán largo tiempo en la cartelera. Stage Entertainment -que vende en España más de un millón de entradas al año- estrenó recientemente Anastasia en el Coliseum, también con un gran éxito de público. Madrid ha sido la primera ciudad a la que ha llegado Anastasia después de su estreno en Broadway, lo que da idea de la privilegiada posición que ocupa la capital en el mapa de los musicales.

La directora general de Stage Entertainment en España, Yolanda Pérez Abejón, reconocía recientemente en una entrevista (ver EXPANSIÓN del 10 de abril) que su empresa quiere tener una nueva sala de teatro en Madrid antes de que acabe el año. Stage necesita un tercer teatro en la capital para traer nuevos títulos de Disney al público español. Entre las obras que tiene previsto estrenar destacan El Jorobado de Notre Dame, Aladdin o Frozen, el nuevo éxito de Broadway.

El principal competidor de Stage Entertainment es la empresa española SOM Produce, que tiene en Billy Elliot su montaje estrella. La compañía fue fundada en abril de 2011 por los empresarios Gonzalo Pérez, Marcos Cámara, José María Cámara, Pilar Gutiérrez y Juan José Rivero, y en marzo de este año se incorporó al accionariado Gala Capital. Su experiencia en la producción de espectáculos teatrales incluye Sonrisas y Lágrimas, Cuarto Milenio, 40 El Musical, Más de 100 Mentiras, Grease, Priscilla, Mayumaná y Carmina Burana.

SOM Produce gestiona en exclusiva en Madrid los teatros Rialto (situado en la Gran Vía, enfrente del Lope de Vega de su rival Stage Entertainment), Nuevo Teatro Alcalá y Teatro Calderón. En octubre de 2018 adquirió el 95% de la propiedad del Teatro Nuevo Apolo. El grupo -que también vende un millón de tícket al año- mantiene actualmente en cartel Billy Elliot, El Mago Pop y Carmina Burana, representada por la compañía La Fura dels Baus, que llegará en junio al Teatro Calderón de Madrid. En este mismo recinto se está exhibiendo hasta finales de mayo West Side Story.

La entrada de Gala Capital en su accionariado va a permitir a SOM_Produce fortalecer su estructura financiera y le va a posibilitar crecer en Latinoamérica, donde podrá desarrollar los espectáculos que adquiera. Billy Elliot está resultando un buen negocio para la productora española, ya que ha logrado un gran éxito de crítica y público. Lleva dos años en cartel en Madrid, la tercera ciudad en el mundo en número de representaciones (de momento más de 500), detrás de Londres y Nueva York. Natalia Millán y Carlos Hipólito hacen de maestros de ceremonia de la versión española de este musical que lleva 11 años en el West End de Londres y 6 años en Broadway.

Billy Elliot -cuya exquisita banda sonora ha sido compuesta por Elton John- es un montaje muy especial y requiere de una puesta en escena tan exigente que es difícil exportarlo a otras ciudades españolas. El Nuevo Teatro Alcalá tuvo que ser remodelado de manera específica para acoger la representación, ya que era necesario instalar algunos sistemas de elevación y hacer excavaciones que requerían de una reestructuración de la caja escénica. Además, SOM_Produce tuvo que promover la escuela de danza Billy Elliot -dirigida por Carmen Roche y Víctor Ullate- para formar a los niños de entre 8 y 13 años que protagonizan el musical.

La lucha empresarial entre Stage Entertainment y SOM_Produce va a impulsar aún más el turismo de musicales, que mueve alrededor de 250 millones de euros al año. De hecho, se estima que más de 25.000 personas asisten a musicales durante el fin de semana en Madrid, y que el 70% viaja expresamente para ello.

Publicado por Expansión